05 diciembre 2011

 

Gilad Shalit hizo huelga de hambre al final de su cautiverio para presionar a Hamás.

El soldado israelí Guilad Shalit, liberado el pasado octubre en un canje por más de mil presos palestinos, se puso en huelga de hambre al final de su cautiverio para presionar al grupo terrorista islamopalestino Hamás que le tenía secuestrado en condiciones infrahumanas, informa hoy el diario "Yediot Aharonot".

El rotativo publica hoy en sus dos primeras páginas un artículo en el que aporta detalles hasta ahora desconocidos sobre los más de cinco años que Shalit permaneció retenido en Gaza por el brazo armado del movimiento islamista y en los que fue regularmente alimentado y no fue maltratado, más allá de golpes puntuales sin consecuencias.

A causa de la huelga de hambre, el joven soldado alcanzó tal punto de malnutrición que varios dirigentes de Hamás temieron por su vida, lo que aceleró el acuerdo con Israel para su liberación. "Nosotros estimamos que el grave peligro de muerte que se daba fue uno de los motivos que llevó a Hamás a firmar el acuerdo", señala una fuente de los servicios de inteligencia israelíes.

Shalit estuvo custodiado únicamente por cuatro de sus miembros que había traído del exterior específicamente para la misión y que nunca desde 2006 salieron de la casa o fueron reemplazados, para evitar la más mínima filtración o pista sobre el paradero del soldado. "Los cuatro guardas básicamente se sentenciaron a si mismos a las mismas condiciones en las que Guilad estaba retenido", señala la citada fuente.

"Próximamente", nombre en clave que empleaban para referirse a Shalit los servicios de inteligencia israelíes, vivía en un zulo situado debajo del nivel del suelo y oscuro la mayor parte del tiempo. Durante el día recibía algo de luz a través de ventanas cubiertas con tablones y podía escuchar o ver en ocasiones los informativos de radio y televisión en árabe.

Comments: Publicar un comentario en la entrada



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?